X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
El invitado

DR. FILIPPO GRAZIANI, PROFESOR ASOCIADO DE PERIODONCIA DE LA UNIVERSIDAD DE PISA (ITALIA)

25 de Septiembre de 2017 0
Compartir

«El tratamiento periodontal no sólo aporta beneficios locales, sino también resultados importantes en el entorno psicosocial» 

El Dr. Filippo Graziani, que además de profesor asociado de Periodoncia de la Universidad de Pisa es profesor honorario en el University College de Londres y miembro del Consejo Ejecutivo de la European Federation of Periodontology (EFP), dio recientemente una conferencia en la Reunión anual de SEPA de Málaga, donde habló sobre el paciente periodontal, los efectos sistémicos agudos del tratamiento periodontal, los efectos en la salud general y los efectos del tratamiento sobre el bienestar psicosocial. 
En los últimos años se han presentado multitud de estudios en los que la enfermedad periodontal se asocia con múltiples patologías sistémicas. ¿Cómo es esto posible? 
Básicamente, los mecanismos se apoyan en dos aspectos de la enfermedad: las bacterias y la inflamación. Por un lado, las bacterias periodontales pueden entrar en la circulación y producir bacteriemia y, por otro, los subproductos inflamatorios pueden extenderse a otros órganos y/o desencadenar otra reacción inflamatoria. 
Cuando se produce la bacteriemia, algunas bacterias como por ejemplo Porphyromonas gingivalis (P.g.) pueden colonizar otros tejidos como el endotelio. Por consiguiente, en biopsias carotídeas de tejidos ateroscleróticos no es infrecuente detectar P.g. Además, esta bacteria tiene alguna función virulenta que puede desencadenar inflamación y posiblemente facilitar la ruptura del ateroma. La inflamación también es crucial. Los pacientes periodontales muestran un mayor nivel de inflamación en comparación con sujetos similares pero sin periodontitis. 
La inflamación se considera hasta la fecha un factor de riesgo bien conocido para algunas patologías crónicas como las en-fermedades cardiovasculares, la diabetes o la artritis reumatoide. 
Así, los sujetos con periodontitis tienen estos mecanismos potenciales que están vinculando la enfermedad a otras patologías. Esto se confirma por las asociaciones epidemiológicas que indican claramente que quien tiene periodontitis presenta una mayor asociación con la aterosclerosis y un menor control glucémico, por ejemplo. 
Sabemos que en algunos casos, como la diabetes mellitus, esa relación puede ser bidireccional. ¿No ocurre lo mismo con otras patologías sistémicas? 
La relación bidireccional con la diabetes es única. De hecho, los pacientes con diabetes tienden a desarrollar más periodontitis (y cuando lo hacen parece ser más grave) y los sujetos con periodontitis pueden desarrollar más diabetes. El vínculo entre la diabetes y la periodontitis es más claro: las personas diabéticas presentan una mayor tendencia a desencadenar una hiperrespuesta inflamatoria y una destrucción ósea cuando hay afectación por parte de los patógenos periodontales. Por otra parte, y a pesar de basarse en pruebas muy recientes, podría parecer que los sujetos con diabetes muestran una mayor virulencia de su flora microbiana oral. 
La dirección opuesta, es decir, la mayor tendencia de un sujeto con periodontitis a desarrollar diabetes es menos evidente. Posiblemente, los mecanismos dependen del nivel sistémico inflamatorio presente en sujetos con periodontitis. Desde un punto de vista epidemiológico, es muy probable que si se tiene periodontitis se muestre un control glucémico inferior tanto en sujetos sanos como en sujetos con diabetes. Por otra parte, si se tiene diabetes y periodontitis habrá una frecuencia más alta de complicaciones. El área en la que no se ha podido extraer evidencia es la relacionada con la diabetes gestacional. 

«La calidad de vida puede ser alterada por la condición bucal general» 

Asimismo, usted ha investigado sobre enfermedad periodontal y bienestar psicosocial. ¿Cómo puede afectar la enfermedad periodontal a nuestra calidad de vida? 
La calidad de vida se ve gravemente afectada por la periodontitis. Aproximadamente el 90% de los pacientes afectados por periodontitis sienten que su enfermedad les genera problemas en su vida en general. Este efecto es aún más evidente cuando se presentan síntomas como el sangrado gingival, la halitosis y la movilidad dentaria. 
Las razones de tales implicaciones son complejas y multifacéticas y están fuertemente influenciadas por la subjetividad. De hecho, la calidad de vida puede ser alterada por la condición oral general, in-dependientemente de la contribución única de una enfermedad específica, y es algo etérea. Las áreas concretas que contribuyen a eso son la sintomatología, la funcionalidad y la psicología. Como ya se ha dicho, los síntomas son cruciales. Pondré un buen ejemplo: si alguien nota que tiene halitosis, no invitará a nadie a cenar. Al no hacerlo, se está privando de la vida social, de la cercanía humana. Esto podría afectar a su calidad de vida. La función también es importante: cuanto menor es el número de dientes, menores son la eficacia de la masticación y la disposición a sonreír, a comer y a apreciar la vida. 
Finalmente, hay que tener en cuenta que los pacientes afectados por periodontitis también están relacionados con un alto nivel de estrés. El estrés se asocia a la periodontitis a través de mecanismos directos e indirectos. Por un lado, la acumulación de carga alostática o estrés se relaciona con com-portamientos no saludables como el tabaquismo, el abuso del alcohol, la privación del sueño y la mala higiene bucal, aumentando así la susceptibilidad a la periodontitis. Por otro lado, el estrés también afecta al sistema nervioso autónomo con un aumento de los niveles de catecolamina y cortisol, lo cual determina una mayor susceptibilidad a la inflamación. 
Teniendo en cuenta lo anterior, ¿el tratamiento periodontal puede mejorar la calidad de vida de las personas? 
Absolutamente. Sabemos bien que el tratamiento periodontal no sólo aporta beneficios locales, sino también resultados importantes en el entorno psicosocial. La calidad de vida aumenta después del tratamiento periodontal y este efecto es notorio no sólo para el profesional, sino también para el paciente. Curiosamente, el efecto principal se puede obtener mediante el tratamiento no quirúrgico. El tratamiento quirúrgico per se no determina el aumento de la calidad de vida. Lo más probable es que esto se deba al hecho de que los síntomas suelen ser controlados después de la primera fase del tratamiento. 
También es importante notar que este efecto no está relacionado con el tipo de instrumentos que se utilicen. Básicamente, no importa con qué instrumento se realice el tratamiento; lo importante es controlar la enfermedad reduciendo la inflamación. 
¿Cómo se puede conseguir motivar al paciente periodontal a largo plazo para conservar los resultados del tratamiento? 
La motivación es uno de los objetivos más difíciles. De hecho, la motivación depende de diferentes mecanismos entre los seres humanos. Creo que lo importante es subrayar que no se puede ser un buen periodoncista si no se disfruta de los seres humanos. No hay manera de que nuestro tratamiento pueda funcionar si no logramos cambiar algunos comportamientos y estilos de vida, y esto no es posible si no logramos conectar con la persona, el ser humano, que tenemos delante. 
Hoy se tienden a colocar muchos implantes. ¿Qué proporciona mejor calidad de vida: los implantes o los dientes naturales? 
No creo que haya muchas diferencias si se considera el aspecto funcional de los mismos. Si te faltan dientes, los implantes dentales son posiblemente la mejor opción. Si todavía tienes dientes, es mejor reforzarlos. Seguramente tanto el tratamiento periodontal como el tratamiento con implantes producen una mejora de la calidad de vida relacionada con la salud bucal. 
¿Qué nos falta por saber sobre la enfermedad periodontal? 
Creo que tenemos que trabajar más en la susceptibilidad inflamatoria individual y los efectos diferenciadores entre personas. Esto también puede tener un tremendo impacto en el tratamiento. Preveo un tratamiento periodontal que englobe cada vez más aspectos y permita tratar a la persona de forma integral, en 360°. 
Se sabe que próximamente habrá un cambio en la clasificación de las enfermedades periodontales. ¿Nos puede hacer algún adelanto? 
Estamos esperando a encontrarnos en Chicago para formar parte de este evento histórico. ¡Creo que la nueva clasificación es necesaria y que será mucho más «amigable» a nivel clínico! 
¿Cómo ve el futuro de la periodoncia en Europa? 
Muy bueno, especialmente para 2019, cuando seré ¡presidente de la EFP! 

 
Comentarios
LO MÁS VISTOLO MÁS COMENTADO

DENTAIDEXPERTISE © 2019

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies