X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
El invitado

DR. JUAN JOSÉ GÓMEZ DOBLAS ESPECIALISTA EN CARDIOLOGÍA Y MIEMBRO DEL GRUPO DE TRABAJO SEPA-SEC, PATROCINADO POR VITIS® ENCÍAS Y PERIO·AID®

30 de Enero de 2017 0
Compartir

«HAY QUE CONCIENCIAR A LOS PACIENTES DE LA IMPORTANCIA DE LA PERIODONTITIS COMO FACTOR DE RIESGO PARA LAS ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES»

El reconocido cardiólogo Dr. Juan José Gómez Doblas nos habla en esta entrevista de la salud cardiovascular de los españoles y de la relación existente entre la enfermedad cardiovascular y la salud periodontal. Además, ofrece consejos para mejorar nuestra salud cardiovascular y promoverla entre los pacientes desde la consulta dental.

El Dr. Juan José Gómez Doblas, especialista en cardiología, medicina familiar y comunitaria y presidente de la Sociedad Andaluza de Cardiología (SAC), posee un impresionante currículum que lo convierte en uno de los especialistas más prestigiosos en su campo. Es director del Área del Corazón del Hospital Xanit Internacional; jefe de Sección Clínica de Cardiología y responsable del Área Clínica del Servicio de Cardiología en el Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, y Fellow Research en el Departamento de Cardiología del Mount Sinai Medical Center de Estados Unidos. También es miembro del Comité Ejecutivo de la Agencia de Investigación de la Sociedad Española de Cardiología, así como del Comité de Expertos del Ministerio de Sanidad y Consumo del Plan de seguimiento del Plan Integral de la Cardiopatía Isquémica (PICI). 

¿Cómo definiría la salud cardiovascular de los españoles en general?  
Globalmente podemos decir que la salud cardiovascular de la población española mejora año a año en la última década, en paralelo a lo que ocurre en los países de nuestro entorno. Por primera vez en España, la mortalidad por enfermedades del sistema circulatorio ha caído por debajo del 30%. Esta ligera mejoría se atribuye a un mejor control de algunos factores de riesgo como el tabaco y a los avances terapéuticos de los que disponemos. Sin embargo, lejos de estar satisfechos, debemos seguir redoblando nuestros esfuerzos para mejorar estas cifras. Por un lado, la mortalidad por enfermedades cardiovasculares es muy alta en la mujer. Por otro lado, aunque existe una mejora en la detección y el control de algunos factores de riesgo cardiovascular, en otros casos se da un claro aumento, como ocurre con la obesidad y la diabetes. 

¿Y cuáles son las previsiones de futuro?
Las previsiones son que, si conseguimos que la población modifique sus estilos de vida progresivamente al hilo de lo ocurrido en los últimos años, podamos seguir reduciendo la mortalidad por enfermedad cardiovascular. Pero, por otra parte, esto no significa que tengamos menos casos de enfermedad cardiovascular, dado que el progresivo envejecimiento de la población, por un lado, y los avances terapéuticos, por otro, hacen que haya menos mortalidad, pero también mayor morbilidad. Es decir, tendremos más pacientes con enfermedad cardiovascular porque viven más y se mueren menos. 

¿Cómo puede afectar la mala salud periodontal a la salud cardiovascular? 
La enfermedad periodontal y la enfermedad cardiovascular comparten factores de riesgo tan potentes como la diabetes o el tabaco. Sólo por esta razón existe una asociación entre ambas patologías. Pero, además, la enfermedad periodontal es una enfermedad inflamatoria crónica de origen infeccioso que repercute sobre otras enfermedades inflamatorias como las cardiovasculares. El mantenimiento de una inflamación crónica a nivel bucal produce un efecto potenciador de mecanismos inflamatorios en otros órganos como ocurre en las arterias. 

¿Y viceversa? 
En el caso de la diabetes esto queda claramente reflejado. El riesgo de enfermedad periodontal se multiplica por tres en los pacientes diabéticos. Por otro lado, los pacientes con enfermedad cardiovascular tienen una mayor prevalencia de factores de riesgo para la enfermedad periodontal. Diagnosticar y tratar la enfermedad periodontal es una opción más en el tratamiento y la prevención de la enfermedad cardiovascular.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra salud cardiovascular?
Los hábitos de salud recomendables para prevenir la enfermedad cardiovascular son reconocidos y relativamente sencillos. Me centraría fundamentalmente en los siguientes:
1. No fumar.
2. Realizar ejercicio físico al menos durante 30 minutos tres o cuatro veces por semana.
3. Evitar las comidas precocinadas y favorecer la dieta mediterránea.
4. Sustituir el fast food por el consumo de verduras y fruta o legumbres.
5. Perder peso.

¿Qué consejos prácticos daría para prevenir la enfermedad cardiovascular?
El primer paso es conocer nuestro riesgo cardiovascular, y eso consiste en chequear de forma regular los factores de riesgo cardiovascular más potentes. Por ejemplo, medir la tensión arterial, el colesterol y las glucemias de forma regular; ser estricto en realizar una dieta sana y evitar el sedentarismo; evitar el consumo de alcohol y tabaco, y en caso de que seamos portadores de algún factor de riesgo cardiovascular, seguir las recomendaciones de nuestro médico con respecto a su control y tratamiento.

¿Están en marcha estudios de intervención sobre la relación entre la salud periodontal y la salud cardiovascular?
Existe una evidencia moderada de que el tratamiento de la enfermedad periodontal reduce la inflamación sistémica y mejora la función de nuestras arterias. Sin embargo, no hay en la actualidad estudios aleatorizados adecuados sobre eventos clínicos en prevención primaria, probablemente por la dificultad para estandarizar el tipo de tratamiento aplicado en cada caso.

¿En qué consisten las unidades de rehabilitación cardíaca de los hospitales?
La rehabilitación cardíaca es un conjunto de medidas multidisciplinarias destinadas a aumentar la capacidad funcional del paciente con problemas cardiológicos mediante el ejercicio físico, corregir los factores de riesgo cardiovascular, normalizar la situación psicológica del paciente, elevar el nivel cultural de la enfermedad que se padece y colaborar en la reinserción sociolaboral. En definitiva, pretende modificar el estilo de vida y de por vida para tratar de conseguir sus principales objetivos, que son la mejora de la calidad de vida y la disminución de la morbimortalidad. La rehabilitación cardíaca es una forma integral de prevención donde intervienen diferentes tipos de profesionales (cardiólogos, rehabilitadores, enfermería, fisioterapeutas, psicólogos, urólogos, endocrinólogos, etc.) y donde creemos que también debería estar incluido el dentista.

¿Qué se puede hacer desde estas unidades para promover la salud bucal?
En primer lugar, concienciar a los pacientes de la importancia de la periodontitis como factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. 
En segundo lugar, identificar el estado de salud bucodental de los pacientes en rehabilitación. Y, en el caso de identificar enfermedad periodontal, derivar al paciente al odontólogo para su adecuado tratamiento.

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS ODONTÓLOGOS E HIGIENISTAS PARA PROMOVER LA SALUD CARDIOVASCULAR DESDE LA CONSULTA DENTAL?
El profesional de la odontología puede aprovechar el contacto con la población general para identificar factores de riesgo que son comunes a la enfermedad periodontal, como el tabaco, la diabetes o la hipertensión. Por otro lado, puede añadir valor a su visita evaluando el riesgo cardiovascular del paciente a través de escalas ya contrastadas.

 
Comentarios
LO MÁS VISTOLO MÁS COMENTADO

DENTAIDEXPERTISE © 2019

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies