X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
Soluciones Dentaid

HIGIENE BUCAL EN PACIENTES CON RIESGO DE ENFERMEDAD RESPIRATORIA

26 de Abril de 2017 0
Compartir

En pacientes no hospitalizados y con riesgo de enfermedad respiratoria debe tratarse, en la medida de lo posible, la enfermedad periodontal para disminuir al máximo la contaminación bacteriana de los tejidos bucales. Se realizará en la clínica dental mediante raspado y alisado radicular de los dientes afecta- dos, junto con el uso coadyuvante de colutorios con clorhexidina al 0’12% (Perio·Aid® 0,12% Tratamiento).

Así mismo, es muy importante instaurar unas medidas de higiene bucal efectivas que reduzcan el riesgo del paso de bacterias patógenas a las vías respiratorias en el futuro. 
Cuando se habla de higiene bucal se deben tener en cuenta tanto la eliminación mecánica de la placa dental de for- ma e caz como el control químico de microorganismos que pueden poner en riesgo el equilibrio del ecosistema bucal. 
Hay que realizar un cepillado exhaustivo, durante al menos dos minutos y dos veces al día, de todos los dientes y todas sus caras. Éste se puede llevar a cabo con un cepillo manual o con un cepillo eléctrico de cabezal pequeño y lamentos de calidad, junto con una pasta dentífrica antiséptica con cloruro de cetilpiridinio (VITIS® encías). El cepillado debe acompañarse de la higiene interdental mediante cepillos interproximales o sedas y cintas dentales. No debe olvidarse la higiene de la lengua con un limpiador lingual. Por último, puede completarse la higiene con el uso de un colutorio antisép- tico con cloruro de cetilpiridinio (VITIS® encías) para asegurar el control de los mi- croorganismos patógenos. 
En pacientes que se encuentran hospitalizados en una unidad de cuidados intensivos (UCI), la higiene bucal debe ser realizada por el personal del hospital o por los cuidadores. Para la higiene bucal mecánica, se pueden limpiar los dientes, las encías y la lengua mediante gasas impregnadas en clorhexidina (Perio·Aid® 0,12% Tratamiento). Así mismo, para el control químico se puede realizar un lavado de la cavidad bucal de forma exhaustiva por todas las zonas (encías, lengua, paladar, etc.) irrigando, con ayuda de una jeringa, con clorhexidina (Perio·Aid® 0,12% Tratamiento) y aspirando posteriormente. Esto puede realizarse dos o tres veces al día. 
La clorhexidina, al ser un antiséptico de amplio espectro, resulta excelente y, además, posee una muy buena sustantividad que hace que permanezca en la boca varias horas después de haber sido aplicada. Incluso hay colutorios en el mercado que combinan la clorhexidina con otros antisépticos, como el cloruro de cetilpiridinio, que aumentan la eficacia y la sustantividad del producto final. 
Existen muchos estudios que demuestran la efectividad de esta actuación intrahospitalaria. De hecho, un metaanalisis reciente encontró que la aplicación de colutorio de clorhexidina es una medida que resultaría muy efectiva en la prevención y la disminución de la incidencia de casos de neumonía hospitalaria asociada a ventilación mecánica.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Zhang TT, Tang SS, Fu LJ. The effectiveness of different concentrations of chlorhexidine for prevention of ventilator-associated pneumonia: a meta-analysis. J Clin Nurs 2014; 23 (11-12): 1.461-1.475.

Comentarios