X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
Colaboradores

IDENTIFICACIÓN Y MANEJO DE LA HALITOSIS

2 de Enero de 2018 0
Compartir

Un 30% de la población padece o ha padecido halitosis y el 90% de estos casos se originan en la cavidad oral. Además, en dos de cada tres pacientes que presentan halitosis por causa oral ésta va asociada a algún tipo de enfermedad periodontal. De ahí la importancia de su correcto diagnóstico y tratamiento. 

Se conoce por halitosis el conjunto de olores desagradables que emanan de la boca, un trastorno comúnmente denominado mal aliento. El aliento es aire que expulsamos por la boca o por la nariz al respirar y que contiene varios gases y compuestos volátiles que pueden proceder de la boca, las fosas nasales, los senos, la faringe, los bronquios, los pulmones e incluso del aparato digestivo. 
El olor desagradable se debe principalmente a compuestos sulfurados volátiles (CSV) producidos por la degradación metabólica de bacterias (generalmente anaerobias Gram-) en superficies como la mucosa, las bolsas periodontales, las piezas dentales y, sobre todo, el dorso de la lengua. Es importante saber que pequeñas concentraciones de estos compuestos son muy tóxicas para los tejidos orales. 
Los CSV más relevantes son el sulfuro de hidrógeno, el metilmercaptano y el dimetilsulfuro. Los dos primeros son los que se encuentran en mayor concentración en las halitosis provocadas por una causa oral, y el tercero, en las de causa extraoral. Para identificar la halitosis en un paciente se deben realizar las siguientes pruebas: 
• Cuestionario de salud general, hábitos y alimentación. 
• Exploración bucal completa. 
• Evaluación organoléptica: el olfato humano es el método de referencia, con el inconveniente de ser muy subjetivo. 
• Evaluación con detectores de gases: dentro de los más reconocidos se encuentran el monitor portátil de sulfuros Halimeter®, que cuantifica el conjunto de CSV dando un único resultado en ppb, y el cromatógrafo de gases Oral Chroma®, que ofrece la posibilidad de conocer la concentración de los tres principales CSV de forma individual. 
• Análisis microbiológico. 
Una vez conocida la causa del mal aliento se procede al tratamiento del mismo y a la monitorización del paciente. 
Se estima que un 30% de la población padece o ha padecido halitosis y que el 90% de estos casos se originan en la cavidad oral. También se puede afirmar que en dos de cada tres pacientes que presentan halitosis por causa oral ésta va asociada a algún tipo de enfermedad periodontal. De ahí la importancia de su correcto diagnóstico y tratamiento. 
En los últimos años, el estudio y el control de la halitosis están siendo cada vez más demandados por parte de los pacientes, debido probablemente al aumento de la educación sanitaria y a la preocupación por su repercusión en su salud y en su vida cotidiana. 
Gracias a todo esto, a la mejor accesibilidad a un diagnóstico y a la formación de los profesionales de forma específica, se está logrando una progresiva disminución de los casos de halitosis por causa oral en la actualidad. 

 

Mar Romero Gómez, Responsable de la Comisión de Periodoncia del Colegio Profesional de Higienistas Dentales de Madrid

Comentarios