X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
Investigación

Mantenimiento para los implantes dentales

8 de Junio de 2014 0
Compartir

Los implantes dentales representan posiblemente la mejor solución a la pérdida de los dientes naturales. En ausencia de dientes propios, la colocación de nuevas raíces dentales (los implantes) en el maxilar es la manera más natural, fiable, cómoda y estética de volver a disfrutar de prótesis fijas, que en muchas ocasiones son casi como los dientes propios. 

La implantología ha representado el gran avance de la odontología moderna. Se ha realizado un gran esfuerzo de investigación científica y de desarrollo industrial para conseguir unos excelentes resultados de fiabilidad en la osteointegración de los implantes (casi el 99%), un gran resultado estético con todas las técnicas mucogingivales y regenerativas, un muy buen postoperatorio con técnicas menos invasivas y el acortamiento de los plazos (hasta conseguir la carga inmediata en muchas situaciones). 
Uno de nuestros mayores retos en la actualidad es conseguir la larga duración de los implantes en la boca de los pacientes. Para poder valorar los resultados a largo plazo necesitábamos que transcurrieran un mínimo de años, lo que ya ha sucedido, pues la implantología forma parte de nuestra rutina desde hace más de 20 años. 

Problemas de los implantes 

Los problemas que pueden tener los implantes una vez integrados son: 
Desintegración ósea: significa que la osteointegración conseguida no fue de calidad suficiente en relación con las fuerzas oclusales que recibe o que éstas son demasiado potentes para la resistencia del implante y su hueso de Mantenimiento para anclaje. El implante adquiere movilidad, pierde función, provoca ligeras molestias y hay que retirarlo. 
Fractura del implante: se produce por excesiva carga oclusal en relación con el tamaño del implante o al brazo de palanca que debe soportar. 
Periimplantitis: pérdida ósea alrededor del implante por acúmulo de placa dental bacteriana (biofilm oral), lo que provoca una reacción inflamatoria y un proceso parecido al de la periodontitis. Con diferencia, el problema más frecuente es la periimplantitis: si no se detiene provoca la pérdida del implante. 
La frecuencia de periimplantitis ha aumentado notablemente desde que los implantes tienen una superficie rugosa, especialmente en el cuello de los mismos. Esta superficie rugosa favorece una mayor y más rápida osteointegración del implante, pero tiene el inconveniente de ser más retentiva de biofilm oral, que al depositarse a su alrededor provoca la aparición de mucositis, pudiendo desencadenar en periimplantitis. La mucositis es la inflamación de la mucosa por acúmulo de biofilm oral. Molesta al cepillado y puede ser el desencadenante del proceso de pérdida ósea alrededor del implante. 

Programa de mantenimiento 

Un vez terminado todo el tratamiento implantológico-protésico debemos ofrecer al paciente un programa de mantenimiento y seguimiento para la máxima duración del tratamiento. 
Este programa de mantenimiento tiene dos pilares: 

1. Una cita periódica (semestral o incluso cuatrimestral) con un higienista para la eliminación de placa dental acumulada, pulido de la superficie protésica y revisión de los tejidos alrededor de los implantes y de su prótesis.
La eliminación de placa dental la debe realizar el higienista con: 
- Curetas de plástico o titanio: no dañan la superficie del implante, pueden ser afiladas y son lo suficientemente fuertes para eliminar la mayor parte de los cálculos. Las curetas comunes de acero y los instrumentos de ultrasonido con puntas metálicas podrían dañar la superficie implantaria. No se utilizan normalmente curetas regulares por ser demasiado duras para los implantes. 
- Irrigadores bucales: su chorro de agua a presión facilita la limpieza a nivel subgingival. 
- Sedas y cintas dentales
- Cepillos interproximales: rectos y angulados, de mango corto o bien largo, para llegar con facilidad a sectores posteriores de la cavidad oral. 
2. Una higiene oral correcta diaria en su domicilio. Posiblemente, este último apartado no es suficientemente valorado por los dentistas y a los pacientes no se les enseña a realizar una eficiente higiene oral en su domicilio cuando son portadores de implantes. 
Los implantes y sus prótesis tienen detalles anatómicos distintos a los dientes naturales. Tenemos tres grandes grupos: 
- Prótesis removibles sobre implantes.
- Prótesis fijas híbridas de maxilar entero.
- Prótesis fijas intercaladas con dientes naturales. 
En demasiadas ocasiones, los diseños protésicos, como consecuencia de la pérdida de masa ósea maxilar, de la inclinación de los dientes vecinos o del desfase entre el tamaño del implante y la corona (en molares), conllevan una gran dificultad en el acceso a la zona implante-corona-encía para eliminar el biofilm oral. 

El paciente en su domicilio puede utilizar: 

Cepillos de última generación: diseñados especialmente para la desorganización de biofilm en los implantes con una máxima precisión, permitiendo penetrar en el cuello del implante-corona. Entre ellos podemos encontrar diferentes tipos según la zona del implante a la que se necesite acceder. Los cepillos con cuello de mango angulado aumentan la accesibilidad al implante, proporcionando una limpieza más eficaz en zonas de compleja higiene, tales como la cara palatina o la cara lingual del sector anterior y posterior de la cavidad oral; además, esta angulaciónpermite acceder fácilmente a las caras vestibulares, adaptándose anatómicamente a la forma de la cara. 
Los cepillos sulculares, gracias a su cabezal estrecho y lineal con filamentos suaves distribuidos en dos hileras, facilitan la limpieza del surco gingival y/o periimplantario. 
Los cepillos monopenacho, con cabezal pequeño, facilitan la limpieza de la rehabilitación protésica sobre implantes: aditamentos, barras, sobredentaduras, etc. Los cepillos con cabezal pequeño y filamentos extrasuaves hacen cómoda y eficaz la higiene diaria de los pacientes con problemas mucogingivales, ya que debemos constatar la necesidad de una banda de encía queratinizada que proteja los implantes para permitir una mejor higiene sin molestias y que realice su función de sellado sobre el hueso, lo que no sucede cuando hay mucosa que se inflama con facilidad y que permite la filtración de biofilm oral. Por ello, en muchas ocasiones es necesario realizar un injerto de encía con el fin de ganar encía queratinizada insertada alrededor del implante. 
Irrigación bucal: consiste en la aplicación directa de un chorro pulsátil de agua u otra solución (clorhexidina, cloruro de cetilpiridinio) con una boquilla especial para la limpieza de implantes, favoreciendo la eliminación del biofilm oral depositado por debajo de prótesis fijas (puentes, coronas), alrededor de implantes, donde el biofilm puede adherirse fácilmente. 
Cepillos interproximales adaptados a los diferentes espacios de sus dientes/implantes: el odontólogo o el higienista recomendará el cepillo más adecuado en función del tamaño (diámetro), la forma del mango y el tipo de cabezal (cilíndrico o cónico). Los cepillos más gruesos permiten acceder a los implantes que sujetan las prótesis sin doblarse y a los implantes que retienen sobredentaduras. Los más finos son útiles para implantes intercalados con dientes naturales. 
Enjuagues bucales con clorhexidina a diferentes concentraciones: esta indicación varía en cada paciente dependiendo de su sensibilidad y hábitos. En el caso de un tratamiento temporal, se pueden utilizar dosis elevadas (digluconato de clorhexidina 0,12% + cloruro de cetilpiridinio 0,05%) o complementario en dosis bajas (digluconato de clorhexidina 0,05% + cloruro de cetilpiridinio 0,05%). Además, se puede recomendar formulaciones de uso diario que lleven en su composición cloruro de cetilpiridinio al 0,05% porque ha demostrado tener efecto antiplaca. Los antisépticos pueden inhibir el crecimiento del biofilm oral depositado en dientes e implantes, asegurando un nivel de placa compatible con la salud. 

Un correcto mantenimiento profesional y a domicilio es fundamental para la larga duración de los tratamientos con implantes. 

El paciente debe entender que constantemente entran microorganismos en su boca y que deben ser eliminados diariamente, pues si se permite que se acumulen causarán perjuicios, inflamando las encías y destruyendo el hueso que soporta los implantes. Si además añade el soporte de una visita periódica de mantenimiento en la consulta dental, las posibilidades de larga duración de los implantes son muy elevadas.
 

Dr. J. Cambra Especialista en periodoncia e implantes

Comentarios
LO MÁS VISTOLO MÁS COMENTADO

DENTAIDEXPERTISE © 2019

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies