X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
Colaboradores

HÁBITOS DE HIGIENE Y ALIMENTACIÓN EN EL MANTENIMIENTO DE LA SALUD BUCAL DE NIÑOS CON ESPECTRO DEL AUTISMO

5 de Mayo de 2017 0
Compartir

El higienista dental desempeña un papel muy importante a la hora de ofrecer a familiares y cuidadores de niños autistas recomendaciones para mejorar la salud dental de este tipo de pacientes. 

Patricia González Acero Responsable de la Comisión de Discapacidad y Pacientes Especiales del Colegio Profesional de Higienistas Dentales de la Comunidad de Madrid 
Existen estudios que demuestran una relación entre el trastorno del espectro del autismo (TEA) y una disfunción primaria de las neuronas espejo. Estas neuronas, como su propio nombre indica, «reflejan el mundo exterior» y, si llevamos este concepto al campo de la salud bucal, significa que «si mis neuronas espejo no funcionan correctamen-te, será muy difícil que pueda empatizar, expresar mis emociones y, lo que en este caso es más importante, aprender por imitación». 
En definitiva, los niños con TEA no aprenden las técnicas de higiene oral (THO) por imitación y he aquí el problema. En este sentido, el higienista dental juega un papel fundamental como formador de agentes de salud bucodental. 
También está demostrado que los niños con TEA son un grupo de riesgo en enfermedades orales como la caries o la candidiasis a causa de la medicación, las dietas y los hábitos de movilidad bucal. No se puede suprimir su medicación ni se pueden modificar sus hábitos de movilidad bucal, que están relacionados con otro tipo de conductas que deben tratarse desde otras disciplinas, pero sí se pueden trabajar las THO y la dieta. 

TÉCNICAS DE HIGIENE ORAL (THO) 

• Los ruidos no son bien tolerados por este tipo de pacientes, así que hay que empezar por sugerir el uso de un cepillo de cabezal pequeño y suave, ya que su sensibilidad está mucho más desarrollada que en la mayoría de las personas. 
• Si, además, el niño padece algún tipo de limitación psicomotriz, se debe adaptar el mango del cepillo para que pueda sujetarlo cómodamente. Desde la clínica y a modo de juego, se puede utilizar silicona pesada y realizar un mango personalizado en el que él será el protagonista. 
• El sabor del dentífrico puede ser un problema debido a esa sensibilidad aumentada, así que si se estima conveniente, se empezará con un cepillado sin pasta y se valorará su introducción más adelante. 
• La seda dental debe formar parte de su rutina y hay que introducir una pauta cuanto antes mejor. 
• En relación al tiempo de cepillado, se puede seleccionar una canción que les guste para marcar el inicio y el fin de la actividad. 
Series animadas como «Caillou» tienen capítulos en los que tratan tanto el tema de la visita al dentista como la técnica de cepillado. Se pueden utilizar para trabajar y preparar al niño frente a estas nuevas situaciones. 
• Se debe instruir a familiares y cuidadores para que revisen y/o ayuden en la realización de estas técnicas. Para ello será determinante el grado de afectación o autonomía del niño. 
La rigidez emocional de los niños con TEA juega un gran punto a favor, ya que, aunque es cierto que no aprenderán por imitación, una vez adquieren una rutina la realizan de forma automática el resto de su vida. Por este motivo, se debe lograr establecer una rutina de higiene bucal y siempre mediante refuerzos positivos

DIETA 

Se deben recomendar dietas sólidas y bajas en azúcares e hidratos de carbono, eliminar la bollería industrial, limitar o suprimir las bebidas carbonatadas y los zumos, y sustituirlas por agua, fruta de temporada y bocadillos de pan con fiambre. 

CONCLUSIÓN 

Las citas de revisión deben formar parte de la rutina de los niños con TEA. La colaboración familiar resultará determinante para el mantenimiento de una salud oral óptima en este tipo de pacientes. 

 
Comentarios