X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
Colaboradores

TRATAMIENTO PERIODONTAL PARA UNA MEJOR SALUD BUCAL Y GENERAL

4 de Mayo de 2017 0
Compartir

La boca no está aislada del resto del organismo, por lo que cualquier intervención encaminada a mejorar la salud bucal va a tener repercusiones también positivas sobre otras partes del cuerpo humano. De ahí que actualmente el tratamiento periodontal sea considerado como un recurso adecuado no sólo para mejorar el estado de salud bucodental, sino también para aportar importantes beneficios a la salud general. 

El tratamiento periodontal conduce a una serie de beneficios a nivel de la cavidad oral; entre ellos, cabe destacar la eliminación del sangrado de las encías, la reducción del riesgo de perder dientes o el control de la halitosis, entre otros. Además, como señala el Dr. Eduardo Montero, investigador de la Universidad Complutense de Madrid y colaborador de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), «el tratamiento periodontal tiene un impacto positivo a nivel de la salud general y de la calidad de vida de los pacientes». 
Dentro de los beneficios sistémicos del tratamiento periodontal, este experto resalta especialmente el efecto sobre el control de los niveles de glucosa en los pacientes con diabetes, la prevención de los accidentes cardiovasculares (como infartos agudos de miocardio o ictus), la prevención de complicaciones durante el embarazo e incluso la mejora en el rendimiento deportivo. 

Llevar a cabo estrategias de prevención eficaces, basadas en una adecuada higiene oral y en las revisiones por parte del equipo dental es el mejor modo de asegurar una correcta salud bucal 

A modo de ejemplo, el Dr. Montero destaca cómo «en las personas con diabetes, que presentan un riesgo hasta tres veces superior de padecer periodontitis, está demostrado que el tratamiento periodontal contribuye a un mejor control metabólico de la glucosa. También es importante el cuidado de las encías durante el embarazo, dado que los cambios hormonales se correlacionan con un aumento en la inflamación y el sangrado de las encías». 

¿CÓMO Y A QUIÉN? 

Las enfermedades periodontales son altamente prevalentes, situándose la periodontitis como la sexta enfermedad más frecuente en el mundo. En nuestro país, un análisis reciente de la población laboral realizado por el Dr. Miguel Carasol (director científico de los grupos de trabajo de la SEPA) reveló una prevalencia de periodontitis del 38%. Si bien los datos relativos a la gingivitis son más difíciles de recabar, su prevalencia es aún mayor. 
Para hacer frente a estas enfermedades una vez establecidas, es esencial un adecuado tratamiento periodontal que puede incluir desde la profilaxis profesional (limpieza) o el raspado y alisado radicular (lo que generalmente se conoce como tratamiento periodontal no quirúrgico) hasta diversos procedimientos quirúrgicos dirigidos al control de la infección, la regeneración del aparato de soporte de los dientes o la mejora de la estética de las encías. 
Las diferentes enfermedades periodontales exigen un tratamiento distinto e individualizado. La limpieza profesional junto con las instrucciones de higiene oral constituyen el tratamiento indicado para la gingivitis, mientras que en el caso de la periodontitis, e independientemente de su gravedad, siempre se realizará una primera fase de raspado y alisado radicular, pudiendo ser necesaria cirugía en las formas moderadas o avanzadas de la enfermedad. 

Las diferentes enfermedades periodontales exigen un tratamiento distinto e individualizado en el que participaré todo el equipo dental 

GARANTIZAR LOS MEJORES RESULTADOS 

Sin embargo, el éxito de estos tratamientos depende, en gran parte, de la adopción de una serie de medidas básicas previas. «Antes de comenzar el tratamiento periodontal y con el objetivo de obtener el máximo beneficio del mismo, el odontólogo/periodoncista debe hacer énfasis en el control de los factores de riesgo que puedan tener un impacto negativo en el tratamiento, como la mala higiene oral, el consumo de tabaco o el control del azúcar en los pacientes diabéticos», afirma el Dr. Eduardo Montero. 
El tratamiento periodontal es responsabilidad, en primer lugar, del odontólogo. Sin embargo, en las formas de tratamiento periodontal no quirúrgico, el higienista dental cuenta con las competencias necesarias para poder realizar algunos de sus apartados, como las instrucciones de higiene bucal o la limpieza de los depósitos bacterianos. El periodoncista, un odontólogo especialista en las enfermedades de las encías, es el profesional más capacitado para el tratamiento de las formas más graves de periodontitis. 
En la fase de diagnóstico, el odontólogo/ periodoncista se sirve fundamentalmente del periodontograma (análisis detallado del estado de las encías) y de las radiografías para determinar el grado de pérdida de hueso alrededor de los dientes. 
En el tratamiento periodontal básico se emplean tanto instrumentos ultrasónicos como manuales para eliminar los depósitos de cálculo de las raíces. Cuando es necesario llevar a cabo cirugías, en la actualidad se usa muy frecuentemente instrumental de microcirugía con el objetivo de ser más precisos y mejorar el postoperatorio. Además, el uso de diferentes biomateriales (como sustitutos de hueso y membranas) permite en ocasiones regenerar el soporte perdido. 
Por su parte, «las visitas de mantenimiento periodontal son fundamentales para hacer que los beneficios del tratamiento sean duraderos a largo plazo», subraya el Dr. Montero. La frecuencia de éstas vendrá determinada por las necesidades de cada paciente, de manera que no se puede establecer un intervalo único para todos ellos, siendo necesario individualizarlo. Como norma general, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar visitas anuales al dentista, pero determinados pacientes de riesgo (como los diabéticos o aquellos con antecedentes personales o familiares de periodontitis) deben acudir cada 4-6 meses. 

La clínica dental debe ser un espacio de salud general que puede ayudar a detectar personas con diabetes no diagnosticada 

TENDENCIAS DE FUTURO 

Pese a la eficacia actual del tratamiento periodontal, las tendencias de futuro en este ámbito aún esperan procurar mayores beneficios para el paciente. 
En opinión del Dr. Eduardo Montero, «el manejo futuro de la enfermedad periodontal se centrará en la prevención, haciendo conscientes a los pacientes de la importancia de tener una boca sana, incluso en términos de salud general y calidad de vida; y para ello serán claves los cuidados de higiene y las revisiones y mantenimientos con el odontólogo». 
En cuanto a los tratamientos, el futuro en este ámbito «vendrá marcado por la resolución de las secuelas de la enfermedad, mejorando la predictibilidad de los tratamientos regenerativos e incorporando nuevos recursos como el empleo de células madre», vaticina este experto. 

 
Comentarios