X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
Colaboradores

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE COMUNICACIONES BUCOSINUSALES. A PROPÓSITO DE UN CASO

22 de Febrero de 2019 0
Compartir

A partir de un caso clínico, se presentan los beneficios del colgajo de rotación palatino (CPR) como tratamiento de cierre de una comunicación orosinusal. 

Ángela Martín Gómez, Andreína García de Frenza, Tatiana Ortiz Alves, Luis Oliveros López, Antonio Batista Cruzado, Daniel Torres Lagares. Máster de Cirugía Bucal, Facultad de Odontología, Universidad de Sevilla. 

INTRODUCCIÓN 

La comunicación bucosinusal u oroantral es una condición patológica en la que existe una solución de continuidad entre la cavidad bucal y el seno maxilar(1). A menudo, estas estructuras pueden verse afectadas por procesos infecciosos, quísticos y/o traumatismos mecánicos como una exodoncia convencional en la que, al extraer las raíces, se pasa a comunicar ambas regiones anatómicas. 
Cuando la comunicación bucosinusal es de más de 4 mm, debe plantearse el tratamiento quirúrgico de esta condición, minimizando así el riesgo de invasión del seno maxilar por bacterias orales que pueden causar dolor leve, tumefacción o incluso sinusitis aguda, síntomas que con el paso del tiempo se pueden llegar a cronificar(1)
Para ello existen una gran diversidad de opciones terapéuticas, como injertos de materiales biocompatibles que cierren el paso de saliva y alimentos al interior del seno maxilar(2-3), colgajos de reposición para permitir la cicatrización por primera intención del tejido que rodea la comunicación o injertos de tejido conectivo de distintas zonas de la cavidad oral(4), entre otras. 

OBJETIVO 

El objetivo de este trabajo es compartir una opción terapéutica de cierre de comunicaciones bucosinusales con la presentación de un caso clínico resuelto mediante un colgajo palatino rotacional (CPR) que favorece y posibilita el cierre primario de la comunicación. 

DESCRIPCIÓN DEL CASO 

Paciente varón de 28 años de edad que acude al Máster de Cirugía Bucal de la Facultad de Odontología de la Universidad de Sevilla por presentar un resto radicular a nivel del segundo premolar superior izquierdo. No tiene ningún antecedentemédico de interés. Refiere episodios de dolor leve e infección intermitentes de unos meses de evolución. 
La CBCT como prueba diagnóstica permite observar la presencia de un quiste apical asociado al resto radicular, con estrecha relación con la pared anteroinferior del seno maxilar izquierdo y fenestración de tabla vestibular a nivel del ápice (figuras 1, 2 y 3). 
En la inspección se observa el resto radicular, que conserva la pared vestibular del diente, sin ningún otro rasgo sospechoso (figura 4). 

TÉCNICA QUIRÚRGICA 

Previa asepsia del campo operatorio y bajo anestesia local infiltrativa de lidocaína al 2% con epinefrina 1:100,000 UI (figura 5), se procede a la exodoncia del resto radicular (figuras 6 y 7) y a la extirpación de dicha lesión (figura 8). Teniendo en cuenta que existe una estrecha relación con el suelo del seno maxilar, se hace el legrado profuso cuidadoso de la zona. A pesar de ello, tiene lugar una comunicación orosinusal, que es confirmada a través de la maniobra de Valsalva, y ésta es tratada mediante un CPR. 
Antes del CPR se procede a levantar un colgajo vestibular para evidenciar el defecto óseo en la tabla vestibular, favoreciendo la correcta eliminación de todo tejido que interfiera en la posterior cicatrización de la zona (figura 9). 
La técnica quirúrgica mediante un CPR ayuda a cerrar adecuadamente la zona. Se comienza con una incisión en la mucosa palatina para levantar un colgajo a espesor parcial y rotarlo sobre su pedículo con el fin de ocluir el defecto en la cresta alveolar donde se suturará (figura 10). La zona donante permanece cruenta para permitir su cicatrización por segunda intención (figuras 11 y 12). 
A posteriori, se instruye al paciente en las medidas de cuidado postoperatorio, con una pauta de antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios durante siete días(5). Se realiza una revisión a las dos, ocho y 12 semanas para verificar la correcta cicatrización de los tejidos blandos y la formación de hueso. 

RESULTADOS 

A las dos semanas, el paciente presenta un cierre de tejidos blandos satisfactorio, procediéndose a la retirada de suturas. A las ocho semanas, se evidencia la formación inicial de tejidos duros y la reepitelización de la mucosa palatina del sitio donante (figura 13). En el presente caso clínico, el paciente no refiere dolor ni inflamación pasadas las tres semanas, aunque comenta que le ha resultado molesta la sensación de aire y vacío dentro del seno maxilar. 
En este momento el paciente está pendiente de la realización de una CBCT para valorar la extensión exacta del defecto actual, así como de la formación verdadera del nuevo hueso. 

DISCUSIÓN 

La técnica del colgajo palatino rotacional es más predecible que la colocación de injertos gracias a la vascularización presente en el mismo, que permite una mejor cicatrización en un tiempo menor. En su estudio, Raffo y colaboradores defienden que el colgajo palatino rotacional es una técnica muy segura, de fácil realización y que no produce alteraciones importantes en la anatomía de la región a largo plazo, por lo que se considera que debe ser tenida en cuenta en el momento de realizar plastias en la zona premolar-molar del maxilar superior(6). Además, esta intervención no provoca costes extras al paciente, ya que el material necesario para el cierre de la comunicación se toma de su paladar. 
Aunque existen variantes técnicas para el cierre de dichas comunicaciones como se ha comentado (PRF, colgajo de bola de Bichart, etc.), el uso del colgajo palatino rotacional no presenta ningún problema en su cicatrización, a pesar de que la zona palatina expuesta deja el tejido conectivo en contacto con la cavidad bucal(7)

CONCLUSIÓN 

El cierre de comunicaciones bucosinusales mediante un colgajo palatino rotacional es una técnica relativamente simple en la que se requiere un seguimiento riguroso por parte del odontólogo para verificar los resultados finales y valorar la necesidad de tratamientos complementarios. Los colgajos, en comparación con los injertos, siempre tendrán un mayor aporte sanguíneo y, por lo tanto, un menor riesgo de fracaso del cierre de la herida por primera intención. 
 

Comentarios
LO MÁS VISTOLO MÁS COMENTADO

DENTAIDEXPERTISE © 2019

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies