X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
Actualidad

Y TÚ, ¿TE LIMPIAS LA LENGUA?

5 de Mayo de 2017 0
Compartir

Es esencial eliminar diariamente la capa de bacterias y los restos de alimentos que pueden quedar acumulados sobre la lengua, ya que de este modo se evita la proliferación de bacterias anaerobias productoras de gases malolientes llamados compuestos volátiles de sulfuro (CVS), responsables del mal aliento. 

En la lengua se acumulan una gran cantidad de bacterias de la cavidad bucal. Por ello, es muy importante eliminar diariamente la capa de bacterias y los restos de alimentos que pueden quedar acumulados sobre ella. De esta forma se evita la proliferación de bacterias anaerobias productoras de compuestos volátiles de sulfuro (CVS) que generan halitosis oral. 
Se recomienda el uso de un limpiador lingual, dirigido no únicamente a aquellas personas con problemas de mal aliento, sino a todo tipo de personas que quieran obtener una limpieza completa de su boca. 
La eliminación de la capa de bacterias y de los restos de alimentos, el llamado cubrimiento lingual, se puede efectuar con el limpiador lingual. Éste puede reducir en gran medida la producción de compuestos volátiles sulfurados (hasta un 75% después de una semana de uso)(1) que generan mal olor. 
El limpiador lingual puede llegar a la parte más posterior de la lengua, lugar donde se acumula la mayor parte de bacterias. Necesita cierta práctica, ya que al principio puede producir náuseas, pero con el tiempo éstas suelen desaparecer. 
La gama de productos Halita® consta, además, de una pasta de uso diario que aporta un sabor fresco que previene el mal aliento, un colutorio con una fórmula específica que combate el mal aliento desde la raíz (fórmula con aval científico que sustenta su eficacia) y un formato en spray para obtener un aliento seguro durante todo el día en cualquier lugar y momento. 

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Pedrazzi V, Sato S, de Mattos Mda G, Lara E, Panzeri H. Tongue-cleaning methods: a comparative clinical trial employing a toothbrush and a tongue scraper. J Periodontol 2006; 75: 1.009-1.012.

Comentarios