X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
Colaboradores

FASES DEL PROCESO DE CESE DEL TABACO EN LA CONSULTA DENTAL

13 de Septiembre de 2016 0
Compartir

En la última edición del congreso anual de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), el Dr. Christophe Ramseier, del Departamento de Periodoncia de la Universidad de Berna, realizó una charla sobre cómo ayudar a los pacientes odontológicos a dejar de fumar. En este artículo resumimos los puntos más importantes de la charla.

Si se quiere ayudar al paciente en el proceso de cese del tabaco, hay que pasar por varias etapas bien diferenciadas (C.I.M.A.R.).

1. CONEXIÓN

Es la fase que más tiempo nos ha de llevar. Debemos construir paulatinamente una relación de confianza con el paciente.

2. INFORMACIÓN

Una vez que el paciente confía en nosotros, debemos informarle de todo lo referente a su enfermedad periodontal (etiología, factores de riesgo, opciones de tratamiento) y al uso del tabaco, haciendo especial énfasis en los beneficios que produciría el cese del mismo.
Es necesario que comprenda toda la información que le damos y saber qué opina sobre ello.

3. MOTIVACIÓN

Una vez que ya hemos entablado una relación de confianza y el paciente ha entendido toda la información, hay que motivarlo para el cambio. Existen en la literatura multitud de métodos que persiguen motivar al paciente para conseguir el cese de un hábito nocivo. 
Miller y Roolnick desarrollaron en 1991 el concepto de motivational interviewing para la terapia contra el alcoholismo, que consiste en un estilo de asesoramiento directo cuyo objetivo principal es evitar la ambivalencia (estado de ánimo en el que coexisten dos sentimientos opuestos). Este concepto se basa en los siguientes puntos:
  • La motivación para el cambio es provocada desde el paciente, y no impuesta desde fuera.
  • Es tarea del paciente, y no del consejero, resolver su ambivalencia.
  • La persuasión directa no es un método eficaz para resolver la ambivalencia.
  • La manera de dirigirse al paciente ha de ser tranquila y pausada, intentando provocar su reacción.
  • La disposición para el cambio no es un rasgo del cliente, sino un producto fluctuante de la interacción interpersonal.
  • La relación terapéutica ha de parecerse más a una relación de compañerismo que a una relación de experto/cliente.

EXISTEN EN LA LITERATURA MULTITUD DE MÉTODOS QUE PERSIGUEN MOTIVAR AL PACIENTE PARA CONSEGUIR EL CESE DE UN HÁBITO NOCIVO

En esta etapa también puede ser útil el uso de tablas que muestren las ventajas/desventajas de dejar de fumar o de continuar con el hábito tabáquico, haciendo especial hincapié en las ventajas de dejar de fumar y las desventajas de no hacerlo.
En el «Consensus report of group 1 of the 11th European Workshop on Periodontology on effective prevention of periodontal and peri-implant diseases» se nos recomienda a los profesionales de la salud bucal que rutinariamente tengamos con todos los pacientes, como mínimo, una breve conversación usando el enfoque AAR en referencia al hábito tabáquico:
  • A (ask = preguntar). Preguntar a todos los pacientes sobre su hábito tabáquico.
  • A (advise = aconsejar). Aconsejar al paciente para que cese el consumo de tabaco. Se debe dar información sobre los efectos del tabaco sobre la salud bucal, los beneficios del cese del tabaco y los métodos disponibles para dejar de fumar.
  • R (refer = referir). Ofrecer al paciente la posibilidad de poder remitirlo a un especialista.

4. ACCIÓN

A continuación, describiremos detenidamente el proceso «paso a paso» para conseguir el cese del tabaco.

4.1. Trabajar en el historial de tabaquismo del paciente:
  • Evaluar el consumo de cigarrillos al día del paciente.
  • Reducir cigarrillos no importantes.
  • Darle a conocer los sustitutos que existen a su disposición.
4.2. Elegir la fecha para dejar de fumar.

4.3. Usar la terapia sustitutiva con nicotina (TSN) durante tres meses.

4.4. En caso de ser necesario, recurrir a la vareniciclina, un agonista parcial del receptor nicotínico de la acetilcolina, α4β2.
Es un ansiolítico. El tratamiento se inicia una semana antes del cese del tabaco.
  • Durante los tres primeros días: una pastilla de 0,5 mg una vez al día.
  • Durante los cuatro días siguientes: una pastilla de 0,5 mg dos veces al día.
  • Durante el día del cese del tabaco y las 11 semanas siguientes: 1 mg dos veces al día.

5. REFLEXIÓN

Hay que reflexionar en todas las fases anteriores. Se debe preguntar al paciente para saber cómo se va sintiendo a medida que avanzamos en el proceso.
En función del tipo de respuesta que nos dé el paciente, lo clasificaremos dentro de los siguientes grupos:
5.1. Resistente. El paciente no quiere hablar con nosotros. En ese caso daremos por terminada la visita y volveremos a insistir en la siguiente. Con esto conseguiremos que el paciente comience a reflexionar y, en el caso de ver algún cambio en su actitud, deberemos hacer un refuerzo positivo.

5.2. Ambivalente. El paciente nos muestra su disposición a comenzar el cambio, pero a la hora de la verdad no hay modificaciones en su actitud.

5.3. Preparado. El paciente confía en nosotros y se muestra seguro a la hora de comenzar con el cambio.

5.4. Autosuficiente. El paciente inicia los cambios por sí solo.

SI SE QUIERE AYUDAR AL PACIENTE EN EL PROCESO DE CESE DEL TABACO, HAY QUE PASAR POR VARIAS ETAPAS BIEN DIFERENCIADAS

 
Comentarios
LO MÁS VISTOLO MÁS COMENTADO

DENTAIDEXPERTISE © 2020

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies