X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA ODONTOLOGÍA
Investigación

Todo lo que hay que saber sobre la xerostomía o boca seca para prevenirla y combatirla

9 de Enero de 2020 0
Compartir

Realizar una adecuada limpieza de los espacios interdentales no solo supone una mejora importante de la salud bucodental, sino que también ayuda a prevenir determinadas patologías y aporta un mayor bienestar y calidad de vida.

La xerostomía es la sensación subjetiva de sequedad bucal. Normalmente, suele ir asociada a hiposialia (secreción salival reducida), pero no siempre es así, ya que también puede estar inducida por otros factores, como cambios en la composición bioquímica de la saliva. 
Por tanto, es necesario diferenciar entre xerostomía (sensación subjetiva de boca seca) e hiposialia (disminución objetiva de la secreción salival). 
La prevalencia de la xerostomía es alta y puede variar desde el 20% en adultos de 18 a 35 años hasta más del 40% en adultos mayores de 55 años. Esta prevalencia va en aumento debido, entre otros factores, a una mayor esperanza de vida y a un incremento del uso de fármacos potencialmente xerostomizantes. 
Los pacientes con xerostomía pueden presentar dificultades para masticar, tragar o hablar, síntomas que afectan significativamente a su calidad de vida. Además, la saliva tiene numerosas propiedades protectoras a nivel bucal: funciones antimicrobianas, acción tampón del pH bucal, lubricación y humectación de tejidos bucales, contribución a la remineralización del esmalte y la dentina, etc. Por ello, las disminuciones del flujo salival pueden afectar negativamente a la salud bucal. 
La producción salival está regulada por el sistema nervioso autónomo (SNA), que, a su vez, se divide en sistema nervioso simpático (SNS) y sistema nervioso parasimpático (SNP). Normalmente, el SNS y el SNP ejercen acciones «contrarias», salvo en el músculo ciliar y en las glándulas salivales. Así, la estimulación del SNP produce saliva abundante y de consistencia serosa, mientras que si se estimula el SNS aumenta ligeramente la producción salival y esta tiene un predominio mucoso. La inhibición del SNS y/o el SNP conduce a una disminución de la producción salival. 
Conocer estos mecanismos es importante para comprender las posibles causas de alteraciones en la producción salival.

CAUSAS DE LA XEROSTOMÍA 

Factores locales 
Los factores locales son aquellos que afectan directamente a las glándulas salivales, ya sea a su anatomía o a su fisiología e inervación. Dentro de los factores locales, se pueden encontrar los siguientes: 
Uso de medicamentos. Existen más de 500 fármacos (un 80% de los más prescritos) que pueden causar xerostomía como efecto adverso, ya que afectan a la regulación nerviosa de las glándulas salivales. Estos fármacos incluyen anticolinérgicos (acción inhibitoria del SNP), antihipertensivos, antidepresivos, ansiolíticos, sedantes, antiparkinsonianos, antihistamínicos, broncodilatadores, antimigrañosos, antiinflamatorios, analgésicos, etc. En definitiva, la amplia mayoría de los más usados. 
Por otra parte, hay algunos medicamentos que pueden provocar el efecto contrario a la xerostomía: hipersialia (o ptialismo o sialorrea), es decir, una producción excesivamente abundante de saliva. No tiene los riesgos asociados a la xerostomía, pero pueden causar incomodidad a la persona que la sufre. Dentro de este grupo se encuentran los fármacos agonistas del SNP, como la pilocarpina, la cevimelina o el betanecol. 
Quimioterapia y/o radioterapia de cabeza y cuello. En ambos casos, pueden producir lesiones, e incluso destrucción, de los tejidos de las glándulas salivales, provocando su atrofia. Esto se traduce en una xerostomía que, en el caso de la quimioterapia, puede ser reversible, pero en la radioterapia suele ser irreversible. 
• Hábitos sociodietéticos. El consumo de sustancias como el tabaco, el alcohol, las bebidas con cafeína y los alimentos picantes, salados y ácidos, así como otros hábitos como la respiración bucal o los ronquidos, pueden provocar sequedad bucal. 
Factores sistémicos 
Los factores sistémicos engloban aquellas patologías o condiciones no localizadas en la región bucal pero que pueden tener repercusión sobre la xerostomía: 
• Embarazo. Las variaciones hormonales, así como las del pH bucal y de la composición de la saliva, hacen que en el embarazo haya un incremento de la prevalencia de xerostomía. 
Envejecimiento. Con la edad se produce una ligera disfunción de las glándulas salivales que, unida al hecho de que habitualmente las personas mayores están polimedicadas, hace que la prevalencia de xerostomía en este segmento de edad sea muy elevada. Además, en el caso de la menopausia, la disminución de las hormonas sexuales y los cambios en la composición bioquímica de la saliva provocan que la xerostomía sea más acusada. 
• Enfermedades autoinmunes. La más asociada a la xerostomía es el síndrome de Sjögren, en el que se produce un descenso de las secreciones de las glándulas lacrimales y salivales, pero también otras como la artritis reumatoide y el lupus eritematoso sistémico. 
• Enfermedades endocrinas. La diabetes no controlada causa xerostomía debido al aumento de la diuresis, la sialosis parotídea, las alteraciones en la composición salival y la propia medicación antidiabética. También están relacionadas con la boca seca las patologías tiroideas como la enfermedad de Graves, que es a la vez autoinmune. 
• Enfermedades del sistema nervioso. El estrés, la ansiedad o la depresión pueden afectar a la regulación nerviosa de las glándulas salivales, disminuyendo su producción. Además, el tratamiento farmacológico empeora la xerostomía. 
• Determinadas infecciones bacterianas (actinomicosis, tuberculosis) y víricas (VIH, hepatitis C, citomegalovirus, virus de Epstein-Barr, etc.) pueden infiltrarse en las glándulas salivales, reduciendo su capacidad de producción de saliva. 
• Otras patologías o trastornos, como la enfermedad de Parkinson, la enfermedad renal terminal, la hemocromatosis, etc., se asocian a un mayor riesgo de xerostomía. 

PRINCIPALES SÍNTOMAS Y SIGNOS DE LA XEROSTOMÍA

  • Boca seca e irritada. 
  • Halitosis. 
  • Sensación de quemazón en la boca y la lengua. 
  • Dificultad para masticar, deglutir y hablar. 
  • Saliva espesa (sensación de boca pastosa). 
La presencia de estos síntomas afecta significativamente la calidad de vida de los pacientes. Además, la disminución del flujo salival aumenta el riesgo de numerosas patologías y problemas bucales, como: 
  • Caries, especialmente radiculares. 
  • Fisuras en los labios y la lengua. 
  • Hipersensibilidad dental. 
  • Síndrome de boca ardiente. 
  • Infecciones por patógenos oportunistas; por ejemplo, Candida spp.

TRATAMIENTO DE LA XEROSTOMÍA 

En primer lugar, se deben tomar medidas destinadas a una mejor hidratación de la cavidad bucal. Por ello, es recomendable beber agua con frecuencia para mantener las mucosas hidratadas. El uso de humidificadores puede funcionar bien si se tiene una xerostomía severa (especialmente por la noche) y también la hidratación de los labios mediante bálsamos labiales. 
Es aconsejable evitar los factores y alimentos irritantes, como el café, el tabaco y el alcohol, y las comidas picantes, ácidas y/o saladas, y fomentar el consumo de frutas y verduras. 
También resulta fundamental extremar las medidas para mantener una buena salud bucal con dos objetivos: hidratar la cavidad bucal y prevenir la aparición de enfermedades: 
Cepillado dental tres veces al día durante al menos dos minutos, con cepillos con filamentos redondeados de Tynex®
Uso de pastas y colutorios con flúor, con ingredientes hidratantes (como el xilitol, que además de hidratar ayuda a prevenir la caries en determinadas concentraciones, o la betaína) y sin ingredientes irritantes (como el laurilsulfato de sodio o el alcohol), ya que pueden incrementar la xerostomía. 
Higiene interproximal diaria, ya sea con seda/cinta dental o con cepillos interproximales. 
Higiene lingual diaria, mediante el uso del limpiador lingual. 
Control periódico con el odontólogo
Asimismo, se debe identificar el factor causante de la xerostomía y determinar si es posible modificarlo. Por ejemplo, si está claramente asociada a un fármaco, se puede realizar interconsulta con el médico que lo prescribió para valorar su posible sustitución por otro del mismo grupo terapéutico y acción similar que no tenga este potencial xerostomizante. 
En casos severos, con destrucción de tejido glandular, pueden ser útiles las salivas artificiales o sustitutos salivales, que son sustancias de aplicación tópica, de composición similar a la saliva, cuyo objetivo es hidratar la cavidad bucal e incrementar la viscosidad de la saliva, aliviando la xerostomía. Los ingredientes más comúnmente encontrados en las salivas artificiales son carboximetilcelulosa, mucina, hidroxietilcelulosa, glucoproteínas y enzimas. Su principal limitación es la corta duración del alivio de la xerostomía (entre 5 y 15 minutos) y que, en algunos casos, su uso produce una sensación de extrañeza en la cavidad bucal. 
Por último, los pacientes en los que exista actividad de las glándulas salivales pueden utilizar sialogogos (sustancias estimulantes de la salivación) tópicos y/o sistémicos. 
Los sialogogos sistémicos son fármacos que incrementan significativamente la producción de saliva. El más utilizado en España es la pilocarpina. Sin embargo, debido a los numerosos potenciales efectos adversos, se recomienda principalmente para casos de xerostomía severa. 
Por su parte, los sialogogos tópicos son ingredientes activos que se pueden aplicar localmente en formato spray, comprimidos o chicles y que estimulan la producción natural de saliva. Los más conocidos y eficaces son el ácido málico y el ácido cítrico. El primero ha demostrado una mejora significativa de la salivación y presenta la ventaja de conseguir una estimulación salival equivalente a la del ácido cítrico pero con una reducción significativa del riesgo de erosión dental.

 

Ernesto de la Puente Ruiz, Medical Training Manager de DENTAID


BIBLIOGRAFÍA

  1. Millsop JW, Wang EA, Fazel N. Etiology, evaluation, and management of xerostomia. Clin Dermatol 2017 Sep-Oct; 35 (5): 468-476. 
  2. Ulloa JP, Fredes F. Manejo actual de la xerostomía. Rev Otorrinolaringol Cir Cabeza Cuello 2016; 76: 243-248. 
  3. Turner MD. Hyposalivation and xerostomia: etiology, complications, and medical management. Dent Clin North Am 2016 Apr; 60 (2): 435-443. 
  4. Da Silva Marques DN, da Mata AD, Patto JM, Barcelos FA, de Almeida Rato Amaral JP, de Oliveira MC, Ferreira CG. Effects of gustatory stimulants of salivary secretion on salivary pH and flow in patients with Sjögren syndrome: a randomized controlled trial. J Oral Pathol Med 2011 Nov; 40 (10): 785-792. 
  5. Gómez Moreno G, Aguilar Salvatierra A, Guardia J, Uribe Marioni A, Cabrera Ayala M, Delgado Ruiz RA, Calvo Guirado JL. The efficacy of a topical sialogogue spray containing 1% malic acid in patients with antidepressant-induced dry mouth: a double-blind, randomized clinical trial. Depress Anxiety 2013 Feb; 30 (2): 137-142.

Comentarios
LO MÁS VISTOLO MÁS COMENTADO

DENTAIDEXPERTISE © 2020

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies